AMAR LO AMABLE... NO ES AMOR

Amar la belleza del cisne azul y de la rosa rosa; 
amar la luz del alba 
y la de las estrellas que se abren
y la de las sonrisas que se alargan... 
Amar la plenitud del árbol, 
amar la música del agua
y la dulzura de la fruta 
y la dulzura de las almas dulces.... 


Amar lo amable, no es amor:


Amor es ponerse de almohada 
para el cansancio de cada día; 
es ponerse de sol vivo
en el ansia de la semilla ciega 
que perdió el rumbo de la luz, 
aprisionada por su tierra, 
vencida por su misma tierra...

Amor es desenredar marañas 
de caminos en la tiniebla: 
¡Amor es ser camino y ser escala! 
Amor es este amar lo que nos duele,
lo que nos sangra bien adentro...


Es entrarse en la entraña de la noche
y adivinarle la estrella en germen... 
¡La esperanza de la estrella!...


Amor es amar desde la raíz negra.
Amor es perdonar; 
y lo que es más que perdonar,
es comprender... 


Amor es apretarse a la cruz,
y clavarse a la cruz,
y morir y resucitar ...


¡Amor es resucitar!


TE QUIERO

 

Te quiero.

No porque he aprendido a decírtelo, no porque el corazón me sugiera esta palabra, tampoco porque la fe me haga creer que eres amor, ni siquiera solamente porque se que me guías hacia Ti.

Te quiero porque has entrado en mi vida más que el aire en mis pulmones, más que la sangre en mis venas. Has entrado donde nadie podría entrar, cuando nadie podía ayudarme, cada vez que ninguno podía consolarme.

Cada día te he hablado. Cada hora te he invocado y en tu fuerza he leído la respuesta, en la luz la explicación, en tu amor la solución.

Te quiero porque durante años has vivido conmigo y yo he vivido de Ti. He bebido en tu luz y no me había dado cuenta. Me he nutrido de ella, me he robustecido, me he repuesto pero lo ignoraba, como el niño que se alimenta de su madre y todavía no sabe llamarle con ese dulce nombre.

Concédeme mostrarte mi gratitud –al menos un poco- por el tiempo que me queda, por este amor que has volcado en mí y me ha obligado a decirte: te quiero.

 

de Chiara Lubich

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Inés (sábado, 07 noviembre 2009 23:29)

    Te quiero y ya no hay marcha atrás, no hay cambio que pueda contradecir las palabras que Hoy te digo.
    Te quiero porque con profundo empeño has conseguido que solo pueda quererte...
    ¿¿Qué puedo hacer si no es querer al motor que me mueve??Aquel que se da por mi sin condiciones, que me anima cuando ya nadie puede hacerlo, que me levanta en mis tropiezos, que convierte lo de siempre en nuevo...
    Aquel que me quiere tal cual soy y consige que yo misma me quiera...
    Te quiero, a mi manera...enseñame a seguir queriendote como tu a mi me quieres.

  • #2

    Sergi (miércoles, 19 junio 2013 08:16)

    Gracias a todos porque en esta página he aprendido lo que es el verdadero amor hacia las personas y hacia Dios.

PAN Y PALABRA

Hay palabras

sin golpes de azada,

ni sol en la piel,

ni fermento en las entrañas,

ni triturar de piedras de molino,

ni fuego de horno,

ni aroma de ternura.

¡Hay palabras que no saben a pan!

Hay panes

que no tienen sosiego,

ni miran a los ojos,

ni llaman por el nombre,

ni abren el rostro,

ni comparten el alma, ni saben a infinito.

¡Hay panes que no son palabra!

Yo busco un pan

que sea palabra

en el encuentro.

Yo busco una palabra

que sea pan

en el desierto.

Bejamín González Buelta, SJ

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

ELOGIO A LOS FUSIBLES


Los fusibles son unos dispositivos que tienen la función de provocar un cortocircuito en el sistema eléctrico cuando éste sufre un exceso de tensión, a fin de evitar que se quemen los objetos que están conectados a él.

Funcionan como una alarma que nos advierte de un fallo profundo que puede afectar seriamente a todo el conjunto si no se le presta atención. El fusible provoca un accidente “ficticio”, para que pongamos atención a la amenaza real. De este modo, se quema el fusible y se salva el sistema.

Nuestro cuerpo, por no ir más lejos, está lleno de “fusibles” que saltan cuando perciben una amenaza. Cuando amenaza el estrés, por ejemplo, a unos les salta el “fusible” del estómago, provocando acidez extrema; a otros les salta el “fusible” de la espalda, provocando una contractura; a otros les salta el “fusible” del cabello, provocando su caída repentina…
Lo típico entonces es tomar un antiácido, gastarse una fortuna en el fisioterapeuta o en un producto anti-caída, pero sin atender a la causa real que provocó el estrés. De nada sirve cambiar el fusible, si no arreglamos el problema que ha causado la sobrecarga en el sistema, ya que éste se irá reproduciendo periódicamente hasta que el sistema colapse irremediablemente.

También saltan los fusibles en el ámbito de las relaciones humanas. Una persona que, sin prácticamente conocerla, me provoca un rechazo instintivo, quizá me está hablando de un aspecto de mí mismo que no tengo bien integrado y que veo reflejado en aquella persona como en un espejo. O también cuando no hago más que reprocharles a los demás sus fallos en la amistad, puede tratarse de un fusible que me previene de un sentido de la amistad demasiado centrado en mí mismo. Por supuesto, puedo ignorar los fusibles y seguir atribuyendo el problema a los demás; pero entonces me pierdo una ocasión única de mejorar como amigo y como persona.

Podemos aplicar este mecanismo también a la vida del espíritu. Pongamos un ejemplo: la sequedad en la vida espiritual no siempre es negativa y puede actuar como un “fusible de la gracia”. A través de ella, Dios me puede estar advirtiendo del riesgo de apropiación de la experiencia espiritual. Después de un tiempo de consolación, en el que imperceptiblemente comienzo a sentirme con derecho a ella, no es extraño que suceda un tiempo de sequedad, en el que Dios me invita a despojarme incluso de la consolación. Dios nos quiere con poco equipaje a su lado y, de tanto en tanto, toca aligerar la carga.

¿Podría funcionar un sistema sin fusibles? Estrictamente, sí podría funcionar, pero el riesgo de dejar el sistema sin protección es demasiado grande. Afortunadamente, aunque normalmente no los percibamos, ahí están los fusibles, dispuestos a cumplir su cometido cuando los excesos de tensión pongan en peligro nuestro sistema.

Por Marc Vilarassau, SJ

(Tomado de www.pastoralsj.org)

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

CORAZÓN INQUIETO

Aún te busco entre emociones
como cuando niño lloraba
por alegrías
y te echo de menos

y te busco en los rincones
donde más falta está haciendo
tu compañía
y te echo de menos

aún te busco en ese instante
en que me quedé yo solo
ante la vida
y te echo de menos

y te busco en mi casa
y no siempre está esperando
despierta tu sonrisa
y no hay caricia que valga...

aún te busco entre la gente
las aceras, bancos, calles,
las esquinas
y te echo de menos

y te busco entre la gente
los que pasan tanta hambre
los que tiritan
y te echo de menos

y te busco en el silencio
y la esperanza de escuchar tu voz
sencilla
y te echo de menos

y te busco en la almohada
y nunca llega un ángel de la guarda
ni ese genio de la lámpara
tampoco hay hada madrina...

Y NO SIEMPRE TE OIGO
TAL VEZ TAMPOCO ESCUCHO
SERÁ QUE SIEMPRE PIDO
MUCHO Y NUNCA SÉ QUE BUSCO

Y NO SIEMPRE TE OIGO
Y NO CONSIGO VERTE
SERÍA MÁS FÁCIL TODO
SI NO HUBIERA QUE ENTENDERTE

Y NO SIEMPRE CONFÍO
NI CONSIGO CREERTE
QUE SI NO ESTÁS CONMIGO
ES QUE ALGO HICE PARA PERDERTE

Y NO SIEMPRE TE MIRO
PERO CONSIGO VERTE
EN LOS QUE PASAN FRÍO
PERO ALEGRES DE TENERTE

Y NO SIEMPRE TE QUIERO
Y NO SIEMPRE ERES TODO
Y CUANDO NO TE TENGO
FALTA ALGO DE ALGÚN MODO

Y NO SIEMPRE TE ENCUENTRO
CUANDO BUSCO EN EL SUELO
Y NO SIEMPRE TE ENCUENTRO
EL CIELO ESTÁ TAN LEJOS...

aún te busco entre emociones
como cuando niño...

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Silvia (martes, 07 julio 2009 22:45)

    Genial....!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Será como San Agustín?: "Tarde te amé...y te buscaba fuera y estabas dentro..."

Tú, mi Roca...

Porque nuestros proyectos se desmoronan y fracasan
y el éxito no nos llena como ansiamos.
Porque el amor más grande deja huecos de soledad,
porque nuestras miradas no rompen barreras,
porque queriendo amar nos herimos,
porque chocamos continuamente con nuestra fragilidad,
porque nuestras utopías son de cartón
y nuestros sueños se evaporan al despertar.
Porque nuestra salud descubre mentiras de omnipotencia
y la muerte es una pregunta que no sabemos responder.
Porque el dolor es un amargo compañero
y la tristeza una sombra en la oscuridad.
Porque esta sed no encuentra fuente y nos engañamos con tragos de sal.

Al fin, en la raíz, en lo hondo, sólo quedas Tú.
Sólo tu Sueño me deja abrir los ojos,
sólo tu Mirada acaricia mi ser,
sólo tu Amor me deja sereno,
sólo en Ti mi debilidad descansa
y sólo ante Ti la muerte se rinde.
Sólo Tú, mi roca y mi descanso

Y yo...

 

Quise, en la casa primera,
que no se le buscara razón
a mi desconcertante rebeldía
mas se me otorgara toda
la atención que merecía.

Quise hacer revolución
desde mi cuerpo, en busca
de quien soy, pero pudo más
lo que impulsaba la necedad:
lo vano y superfluo venció.

Quise creer que la necesidad
y otros asuntos no mezclarían
sus campos de batalla donde
ni el corazón ni las dispersas
mañanas habrían de concretar

 Quise poseer la realidad …
transformarla; pero me robó
el éxito de su falsa cosecha,
siega de quien no quiere ver
que hay vías más dignas.

Reaccioné como muchos más:
Me dejé obnubilar. ¡Qué condena!

 

FRATERNA Y SUBVERSIVA EUCARISTÍA

Mis manos, esas manos y Tus manos 

hacemos este gesto, compartida 

la mesa y el destino, como hermanos, 

las vidas en Tu muerte y en Tu vida.

Unidos en el pan los muchos granos, 

iremos aprendiendo a ser la unida 

Ciudad de Dios, Ciudad de los humanos. 

Comiéndote sabremos ser comida.

El vino de sus venas nos provoca. 

El pan que ellos no tienen nos convoca 

a ser Contigo el pan de cada día .

Llamados por la luz de Tu memoria, 

marchamos hacia el Reino haciendo Historia, 

         fraterna y subversiva Eucaristía"

Pedro Casaldáliga

ESCOJO LA VIDA

Escojo la vida

Esta mañana enderezo mi espalda,
Abro mi rostro, respiro la aurora,
Escojo la vida.

Esta mañana acojo mis golpes,
Acallo mis límites, disuelvo mis miedos,
Escojo la vida.

Esta mañana miro a los ojos,
Abrazo una espalda, doy mi palabra,
Escojo la vida.

Esta mañana remanso la paz,
Alimento el futuro, comparto alegría,
Escojo la vida.

Esta mañana te busco en la muerte,
Te alzo del fango, te cargo tan frágil,
Escojo la vida.

Esta mañana te escucho en silencio,
Te dejo llenarme, te sigo de cerca,
Escojo la vida.

Por ti, Señor, escojo la vida.

LA BELLEZA DE SERVIR

Toda la naturaleza es un anhelo de servicio. Sirve la nube, sirve el aire, sirve el surco. Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú; donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú; donde haya un esfuerzo que todos esquiven, acéptalo tú.

Sé el que aparta la estorbosa piedra del camino; sé el que aparta el odio de entre los corazones y sé el que resuelva las dificultades del  problema.

Existe la alegría de ser sano y la de ser justo; pero hay, sobre todo, la hermosa, la inmensa alegría de servir.

¡Qué triste sería el mundo si todo en él estuviera hecho, si no hubiera una rosa que plantar, una empresa que comenzar!

Que no te llamen solamente los trabajos fáciles. ¡Es tan bello hacer lo que otros esquivan!

Pero no caigas en el error de que sólo se hacen méritos con los grandes trabajos; hay pequeños servicios que son buenos servicios: adornar una mesa, ordenar unos libros, peinar una niña…

Aquél es el que critica, éste es el que destruye: ¡sé tú el que sirve!

El servir no es faena de seres inferiores. Dios, que da el fruto y la luz, sirvió. Pudiera también llamársele así: ¡Él que sirve!

Él tiene sus ojos fijos en nuestras manos y nos pregunta cada día: ¿Serviste hoy? ¿A quién? ¿Al árbol, a tu amigo, a tu madre? ¿a tu prójimo?

RECUERDA:

Sólo Dios puede dar la vida, pero tú puedes transmitirla y entregarla.

Sólo Dios puede dar la fe, pero tú puedes dar testimonio.

Sólo Dios puede infundir esperanza, pero tú puedes restituir la confianza del hombre.

Sólo Dios puede dar la fuerza, pero tú puedes enseñar a tu hermano a amar.

Sólo Dios puede dar alegría, pero tú puedes regalarla a los otros.

Sólo Dios es luz, pero tú puedes hacerla brillar en el mundo.

Sólo Dios puede hacer germinar la semilla del bien, pero tu puedes plantarla en el corazón del hombre.

Sólo Dios se basta así mismo, pero ÉL, PORQUE TE AMA, PREFIRIÓ CONTAR CONTIGO

DIOS HECHO HOMBRE!!!!!!!

Así: te necesito
de carne y hueso.
Te atisba el alma en el ciclón de estrellas,
tumulto y sinfonía de los cielos;
y, a zaga del arcano de la vida,
perfora el caos y sojuzga el tiempo,
y da contigo, Padre de las causas,
Motor primero.

Más el frío conturba en los abismos,
y en los días de Dios amaga el vértigo.
¡Y un fuego vivo necesita el alma
y un asidero!

Hombre quisiste hacerme, no desnuda
inmaterialidad de pensamiento.
Soy una encarnación diminutiva;
el arte, resplandor que toma cuerpo:
la palabra es la carne de la idea:
¡Encarnación es todo el universo!
¡Y el que puso esta ley en nuestra nada
hizo carne su verbo!
Así: tangible, humano,
fraterno.

Ungir tus pies, que buscan mi camino,
sentir tus manos en mis ojos ciegos,
hundirme, como Juan, en tu regazo,
y, -Judas sin traición- darte mi beso.

Carne soy, y de carne te quiero.
¡Caridad que viniste a mi indigencia,
qué bien sabes hablar en mi dialecto!

Textos sobre la Encarnación
Aquí os dejo los textos con los que trabajamos el último día en el grupo, para que podaís descargarlos y volverlos a leer....

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Bego (jueves, 11 diciembre 2008 13:48)

    Gracias Oli por todo tu trabajo con nosotras. Los textos son fantásticos, como para pensarlos un par de años o más... Que bueno es el Señor que viene hecho hombre para comprendernos y hacer que por nuestras venas corra sangre de Dios!!!!!!!!!!

PROPENSOS A LA MISERICORDIA

El video del último día es imposible subirlo al blog, podeis descargarlo vosotras directamente en la página de los autores

www.jovenesdehonianos.org

Pinchas en "jornadas confer"

y una vez dentro en el video: "Propensos a la misericordia"

 

 

SED

¿Con qué saciamos nuestra sed?

Rompo cartas
La canción de Pedro Sosa...
Llenas de sueños mis pasos perdidos, quedo atrapado en miradas que no comprendo. Huyes del pecho, te abres caminos, recorres senderos y yo quedo atrás, desnudo, yo qued
02_Siempre_tú_Pedro_Sosa.wmv
Formato de video Windows Media 3.8 MB

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Bego (martes, 25 noviembre 2008 14:37)

    Chicas!!!!! el otro día no pude bajar al grupo... ya veo que lo s resultados de la hora de encuentro han sido estupendos. Seguimos pensando en cómo calmar nuestra sed y que significa, de qué tenemos sed de verdad. Es difícil mirarse por dentro y descubrir cuál es nuestra verdadera sed, una vez descubierta sólo hemos de buscar la fuente de la que nuestra alma pide beber. Yo tengo sed de ser yo misma, de querer a los demás de verdad, de sentirme querida, de entregarme, de vivir a fondo cada instante de lo cotidiano como si fuese lo único que existe, porque de hecho es lo único que existe en ese momento. Tengo sed de crecer, de creer en los demás y en mí misma, tengo sed de justicia, de la compañía y la vida que se me regala en los más pobres, tengo sed de sus rostros y su cercanía, tengo sed de vivir con un significado profundo de lo que soy. Y todo esto, para mí, se aúna en mi infinita SED DE DIOS!!!!!!! que se encarna en todo lo que antes he nombrado. ¿¿de que tenéis sed vosotras? contadme algo que el otro día me perdí lo que cada una dijo...