BUSCANDO...

Cuenta una vieja leyenda que en el principio del mundo Dios quiso jugar al escondite y pidió consejo a un sabio: “Quiero jugar al escondite con los hombres. He preguntado a mis ángeles cuál sería el mejor sitio para esconderse. Unos dicen que en lo profundo del océano. Otros, que en la cima de la montaña más alta. Otros, que en la cara escondida de la luna o en una estrella lejana... Tú, ¿qué me aconsejas?

Respondió el sabio: “Escóndete en el corazón humano. Es el último sitio en el que se les ocurrirá ir a buscarte”. Y desde entonces el hombre ha corrido, ha viajado, ha explorado, ha ido por todas partes, pero rara vez se ha encontrado con Dios escondido dentro de sí.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0